1º de Bachillerato empieza las prácticas de Microbiología en el laboratorio

Los alumnos de 1º de Bachillerato de Biología y Geología comenzaron la pasada semana con las prácticas de Microbiología. El laboratorio facilita al alumnado la experimentación y el descubrimiento, aportándoles un aprendizaje práctico que les despierta un extraordinario interés.

Los objetivos de las prácticas y su proceso

Con esta sesión en el laboratorio, se ha pretendido:

  1. Preparar medios de cultivo como soporte y fuente de nutrientes para el desarrollo de los microorganismos in vitro.
  2. Manejar los instrumentos de uso rutinario, a la vez que imprescindibles, en el laboratorio de microbiología.
  3. Hacer un primer acercamiento a la manipulación de microorganismos.
  4. Adquirir la idea de la importancia del trabajo en condiciones de esterilidad y las técnicas más comunes para realizarlo.
  5. Aprender diferentes técnicas de siembra en placa.
  6. Reconocer y observar la población microbiana de nuestro entorno.

Cada mesa de trabajo se encargó de la preparación de una cantidad suficiente de un determinado medio de cultivo, para ser utilizado, en su momento, por todos los alumnos del grupo de prácticas. Para realizarlo, se siguieron los siguientes pasos:

  1. Se disolvieron los componentes del medio en agua destilada. Hemos partido de un preparado comercial con todos los componentes deshidratados. Siguiendo las instrucciones del fabricante, añadieron la cantidad de agua adecuada para conseguir la concentración deseada de los mismos. Como el medio contiene un agente solidificante (agar-agar), hay que calentar el preparado hasta la ebullición del mismo agitando de vez en cuando, para asegurar una completa disolución del agar.
  2. Esterilizar la disolución. Una vez disuelto el medio, se debe esterilizar para evitar el crecimiento de contaminantes. Taparon el matraz con tapón de algodón y lo cubrieron con papel de aluminio. Posteriormente lo llevaron a esterilizar al autoclave (121ºC) durante 15-20 minutos.
  3. Una vez estéril, lo repartieron en placas de Petri estériles y lo dejaron en reposo para que se solidificase.

Tras aprender a realizar el medio de cultivo, han comenzado a conocer la población microbiana existente en nuestro entorno. Cientos de especies microbianas habitan normalmente en los objetos de uso cotidiano y en distintas partes de nuestro cuerpo, incluidas la boca y la piel. Así, en esta práctica han realizado siembras de la superficie del móvil, mesa, etc, además de la superficie de sus propios dedos y frotis de mucosa bucal y encías.

De esta manera han aprendido diferentes técnicas de siembra y después han introducido las placas en la estufa de incubación a 37º C. Las células microbianas individuales se reproducen tan rápidamente que en un lapso de 18 a 24 horas producen masas visibles de células denominadas colonias, que son visibles a simple vista.

Ha sido una actividad muy interesante y entretenida, que ha despertado su curiosidad y les ha permitido poner en práctica la teoría adquirida en el aula. El aprendizaje experiencial es fundamental para la motivación, así como para fijar conocimientos de una forma perdurable. Con propuestas como estas, buscamos despertar vocaciones científicas entre nuestros alumnos, potenciando para ello el desarrollo de las competencias STEAM.

Comments are closed.