Los beneficios de fomentar el espíritu emprendedor desde la infancia

En el Colegio CEU Jesús María fomentamos el espíritu emprendedor y apoyamos las iniciativas de nuestro alumnado. Queremos formar a personas capaces de decidir con autonomía, de asumir riesgos y aceptar las consecuencias; queremos educar a jóvenes con confianza en sí mismos y afán de superación. Conseguirán, así, herramientas muy útiles para el éxito tanto en su vida personal como en la profesional. Y ese es, sin duda, nuestro objetivo como educadores: formar adultos equilibrados y felices.

Por otro lado, las normas educativas europeas, estatales y autónomicas indican que el espíritu emprendedor es una competencia fundamental que debe estar presente en el currículum.

Razones para trabajar el emprendimiento en las aulas

La mentalidad emprendedora es una actitud y una aptitud. Desarrollándola, nuestro alumnado será capaz de crear y ejecutar proyectos afrontando dificultades y superándolas con creatividad. Todo esto, a través de la puesta en práctica de sus propias ideas. De esta forma se desarrolla además el pensamiento creativo, la capacidad de análisis y de tomar decisiones, la autoconfianza, el optimismo, la asertividad, la resolución de conflictos, el manejo de la incertidumbre y la adaptación a los cambios.

Todas estas cualidades no son innatas; se trabajan y aprenden. Por eso es vital incluir el emprendimiento en la formación desde los primeros años. Las más relevantes de estas cualidades son:

  • Iniciativa: clave para llevar las ideas a la acción.
  • Creatividad: para resolver problemas y encontrar nuevas vías y soluciones.
  • Confianza: creer en sí mismo, valorarse y pensar en positivo.
  • Responsabilidad: hacia uno y hacia los demás; permite asumir riesgos valorando las consecuencias.
  • Entusiasmo: el compromiso y la pasión ayudan a alcanzar el éxito.
  • Valentía: para perseverar y llegar a la meta, a pesar de las adversidades.

Estimular el espíritu emprendedor desde los primeros años

La mente emprendedora debe promoverse desde la infancia, en el marco de una educación integral que abarca estos puntos:

  • Educación en valores: como centro católico prestamos especial atención a formar en valores.
  • Creatividad: los juegos, actividades y proyectos innovadores están presentes a diario en todas las materias. En la aulas se permite siempre la libre expresión de ideas e inquietudes de los más pequeños.
  • Autoestima: dar valor al esfuerzo y la constancia y transmitir que los errores son ocasiones para mejorar y no fracasos permitirá que haya un ambiente positivo en el aula. Así, las críticas constructivas se convierte en intercambios de opiniones, y los estudiantes aprenden entre sí.
  • Autonomía: nuestro alumnado se responsabiliza de las decisiones que toma, asume las posibles consecuencias y todo gracias a la superación de barreras y miedos.
  • Trabajo en equipo: la cooperación es fundamental en el emprendimiento. Trabajando de forma colaborativa aprenden a comunicarse con fluidez y también a respetar las opiniones de los demás.
  • Apoyar aquello en lo que destacan o por lo que muestran más interés: es tarea de los educadores reforzar los puntos fuertes de cada alumno, motivarles y apoyarles.

Todo esto nos hace llegar a la conclusión de que potenciar el desarrollo de la inteligencia emocional es imprescindible para fomentar el espíritu emprendedor. A continuación, algunos ejemplos de cómo se plasma todo esto en actividades y proyectos prácticos en el Colegio:

VI Certamen Teens Emprendedores CEU: fomentando el emprendimiento y la creatividad

Nuestros alumnos de la ESO, en la III Junior CEU Emprende

Gran representación de nuestros alumnos en la Junior CEU Emprende

Implementamos un Bachillerato diferencial vinculado al mundo de la universidad y la empresa

Elegimos proyectos finalistas para el Marketing Experience

Aprendiendo a emprender con el método CANVAS

Marketing Experience: la Universidad CEU y Panama Jack forman a nuestros alumnos de Bachillerato

Comments are closed.