Pautas para sobrellevar estas semanas en casa

Estar tantos días en casa sin salir es todo un reto. No solo rompemos con nuestra rutina y la de los más pequeños, con la lógica pérdida de seguridad. Además, tenemos que modelar la convivencia para que haya los mínimos roces y las semanas de encierro sean lo más llevaderas posible. El CEU somos una gran familia, por lo que estamos trabajando intensamente para facilitar esta situación a todos los miembros de la comunidad educativa.

En la tarea de «aplanar la curva» con la que debemos comprometernos toda la sociedad para no colapsar el sistema sanitario, permanecer en casa es la opción más recomendable. Así, nos parece que el tiempo pasa lento, cuando normalmente sucede todo lo contrario. Pero, ¿cómo podemos plantear la nueva realidad para gestionar bien la emociones y salir fortalecidos de la experiencia? Aquí van unos consejos, que se apoyan también en la infografía del Ministerio de Sanidad:

#MeQuedoEnCasa: pautas para una convivencia saludable

Entre todos debemos aprender a ver la parte positiva de esta situación. Nos permite parar y reducir el ritmo habitual. También podremos disfrutar de tiempo de calidad juntos, compartir momentos y conocernos más. Estas son buenas ideas para lograrlo:

  • Pactar entre todos pautas, horarios, rutinas, reparto de tareas etc. Al comienzo es el momento de debatir y ponerse de acuerdo. ¿Qué dificultades se nos pueden presentar? ¿Cómo podemos hacerles frente? ¿Qué puede aportar cada miembro de la familia para superarlas?
  • Hablar libremente sobre nuestros sentimientos y emociones. Hay que prestar más atención que nunca a cómo nos sentimos. Los adultos debemos intentar devolver, en la medida de lo posible, la sensación de control a los más pequeños. Eso les dará tranquilidad y seguridad.
  • Mantener una rutina. Aunque estemos todos en casa, es buena idea levantarnos a la hora a la que solíamos hacerlo, ducharnos, vestirnos y ponernos con las tareas de clase o del trabajo. También es importante demarcar qué horas dedicaremos al ocio compartiendo juegos, películas, etc. Eso sí, la pantallas no deben ocupar todo ese tiempo; cocinar, dibujar, plantear las tareas de casa como algo divertido… La clave es no aburrirnos.
  • Hacer ejercicio. La actividad física habitual de la familia se va a haber reducida, pero eso no quiere decir que dejemos de movernos. Es más, lo necesitamos para mantener el ánimo alto y evitar la frustración. Hay montones de juegos que servirán para ello.
  • Mantener cierta privacidad. Aunque compartamos muchas horas juntos, hay momentos que está bien que niños y mayores estemos solos o hagamos las cosas por nuestra cuenta. Y el resto de miembros de la familia deben respetarlo.
  • Hacer cosas nuevas. Esta puede ser una oportunidad de crear nuevas «tradiciones» familiares, por ejemplo en torno a una receta que hagamos de forma colaborativa.
  • Seguir conectados con amigos y compañeros. Por suerte, la tecnología está de nuestra parte en esta tarea. Es positivo que niños y niñas mantengan el contacto con sus amigos y con otros miembros de la familia. Podemos organizar videoconferencias o simples llamadas. Hay que tener en cuenta que, en su día a día, los más pequeños ven a muchas personas. Por eso hay que prestar atención a la cuestión social, para que no se desanimen ni se sientan aislados.
  • Enseñar hábitos nuevos a los más pequeños. Si sentamos las bases de las buenas costumbres en los primeros años, les acompañarán toda su vida. Mostrarles cómo lavarse correctamente las manos es esencial no solo para luchar contra el coronavirus; es algo fundamental para una vida saludable.

En el Colegio CEU Jesús María estamos a la disposición de las familias vía e-mail o telefónicamente. Sin duda, la colaboración de toda la comunidad educativa y de la sociedad en su conjunto es clave para superar esta situación.

Comments are closed.