Los beneficios del aprendizaje musical en una educación integral

En el Colegio CEU Jesús María de Alicante sabemos que la educación musical es una herramienta educativa muy poderosa. Escuchar música, aprender solfeo y tocar instrumentos son experiencias muy enriquecedoras. Y, de una forma u otra, la música puede acompañar a nuestros alumnos desde que nacen y a lo largo de toda su vida adulta, convirtiéndose en una gran herramienta de expresión.

La música además, como elemento indispensable de la cultura, nos ayuda a entender el mundo en su diversidad.

Las ventajas de aprender música

Son múltiples los beneficios a nivel psicomotriz e intelectual que supone el contacto con la música. La música ya activa muchas partes del cerebro de los bebés y, en general, zonas que son difíciles de estimular de otra manera.

Más memoria, atención y concentración

La atención a los detalles y la observación ganan enteros con el aprendizaje musical. A esto le sumamos que durante este proceso interactúan la memoria visual, la gestual y la auditiva. Así, la ampliación de la memoria es clara. El cerebro de los estudiantes también ganará en plasticidad, y su habilidad lingüística se beneficiará.

Escuela de música

Mayor creatividad

Estudiar música estimula el lado derecho del cerebro, responsable de nuestra parte más emocional y también de todo lo relacionado con las actividades artísticas. Si los niños practican música les resultará más sencillo y también más natural expresarse a través de otras disciplinas como el canto, la escritura o el dibujo. Por tanto, podemos decir que potencia la imaginación y la creatividad.

Más capacidad de resolución de problemas

Esto va muy unido a la creatividad, que les permite resolver problemas de forma eficaz e imaginativa. Si además añadimos que el solfeo es pura matemática, los niños y niñas que estudien música tendrán más facilidad para manejarse con problemas lógicos y matemáticos y, en general, razonamientos complejos.

Mejora psicomotriz

La música estimula las capacidades motoras de los más pequeños. Con el baile mejora su equilibrio, coordinación y también la noción del espacio. Todo esto se incrementa cuando comienzan a tocar instrumentos, para lo que la ejecución de movimientos coordinados es clave.

Constancia y responsabilidad

El estudio de la música exige un trabajo y una práctica constantes. Por eso favorece la fuerza de voluntad, la constancia y la disciplina, imprescindibles para establecer y seguir rutinas de estudio. Además, al percibir mejoras con el tiempo de dedicación, los estudiantes sienten motivación, ganas de superarse y comprueban el valor del trabajo hecho poco a poco. Todo esto se traslada al resto de materias y asignaturas.

Socialización y autoconfianza

El estudio y la práctica generan una mejora continua. Esto, unido a la posibilidad de compartir la música con otras personas, potencia la confianza en uno mismo, además de facilitar la relación con los demás. La música es una gran aliada para la autoestima.

El papel de la música en nuestra oferta educativa

En el Colegio CEU Jesús María, además de la actividad curricular de Música, ofrecemos actividades continuas relacionadas con la educación musical. Asimismo, la unimos a nuestra visión internacional, por lo que en varios cursos esta materia se imparte en inglés.

Gracias a las pantallas SMART de las que disponen las aulas, el aprendizaje de la música es más motivador, participativo y entretenido.

A la música tenemos que añadir disciplinas como el dibujo y la pintura. En nuestro centro trabajamos todas estas facetas de la educación artística desde los primeros años, como muestra de la inquietud por la innovación educativa del Colegio.

La formación musical es un complemento excelente a lo aprendido en las aulas. Permite, además, descubrir vocaciones y pasiones que pueden dar muchas satisfacciones a nuestros alumnos a lo largo de su vida.

Comments are closed.