Uso responsable de las redes sociales: los padres ponen las normas también en internet

Internet forma parte de nuestras vidas; es una herramienta muy útil para nuestro desarrollo personal y profesional.

Comunicarnos a través del email, acceder a todo tipo de información, aprender cosas nuevas, promover nuestra imagen profesional para encontrar trabajo o mejorar nuestra situación laboral… Todo esto es posible gracias a la red. Además, nos permite conectar con amigos, sobre todo a través de las redes sociales.

Prevención: la mejor forma de navegar con seguridad

En el Colegio nos preocupa la protección de nuestros alumnos en internet. La protección, seguridad y uso responsable pasa por una adecuada formación en prevención de conductas y actitudes que puedan ser peligrosas para su integridad. Debemos conseguir que los más jóvenes saquen el máximo partido a esta fuente de información y oportunidades con toda la confianza y tranquilidad.

Las TIC en las aulas

España es uno de los países europeos en los que más se usan las redes sociales. Además, es en donde el teléfono móvil tiene mayor índice de penetración. A la hora de que nuestros hijos usen su propio smartphone es importante darse cuenta de que no necesitan el más potente del mercado y de que toda la comunidad escolar debe fomentar las buenas prácticas en internet.

Por ello, y por la natural ingenuidad de los más pequeños, es necesario acompañarlos en sus primeros pasos en entornos digitales. Les explicaremos las diferencias entre webs, blogs y redes sociales y también vigilaremos el uso que dan a herramientas como ordenadores o dispositivos móviles (desde portátiles a tablets o smartphones).

La Policía Nacional da unas cuantas recomendaciones para ello que desgranamos a continuación.

La seguridad en el correo electrónico

Hoy en día una cuenta de email es básica para comunicarse y enviar información de una forma segura y privada. También es imprescindible para registrarse en cualquier red social.

Es importante que, a la hora de crear el email de un menor de edad, no se den pistas sobre su edad. Además, la contraseña es importante escribirla en papel, en un lugar seguro en casa que conozcan los padres, mucho mejor que en el móvil.

Es muy importante que los progenitores estén al tanto de las claves de acceso, así como hacer entender a los niños que nunca deben compartirlas con otras personas, por muy amigos que sean. Conocer las contraseñas es vital para tomar medidas de forma ágil en caso necesario, como es solicitar una autorización judicial para indagar en el móvil del menor en caso de desaparición.

Cómo enseñar a utilizar las redes sociales

Según la RAE, una red social es una «plataforma digital de comunicación global que pone en contacto a gran número de usuarios».

Facebook, Twitter, Linkedin, Instagram, Snapchat… el número de redes sociales no deja de crecer y van instalándose en nuestros ordenadores y smartphones. Los adultos debemos vigilar a quiénes aceptamos en nuestro entorno en estas redes para que tengan acceso a nuestras imágenes e información compartidas en privado. Esto aplica, con más razón, a los menores de edad.

Las TIC en las aulas

Los niños crean sus cuentas en las redes sociales, agregan contactos y comienzan a compartir todo tipo de contenido personal, incluidos imágenes y vídeos. Todo, sin ser conscientes de que esa información puede quedar expuesta en público, aunque ellos hayan tomado medidas para que sea privada.

Hay programas de control parental, pero como los niños son muy hábiles con la tecnología y aprenden muy rápido, siempre pueden encontrar la forma de acceder a contenido peligroso.

En lo relacionado con el acoso en las redes sociales, a partir de los 14 años, quienes lo ejerzan tienen responsabilidad penal. Y así deben saberlo, del mismo modo que los padres deben saber que comparten esa responsabilidad con ellos.

Lo primero, dar ejemplo

Los padres tenemos que dar ejemplo del uso responsable de las redes sociales. Además, debemos marcar unas pautas de uso e incluso poner ciertas normas. Por ejemplo, nuestros hijos no deberían formar parte de ninguna red social si son menores de 14 años, según recomienda la Policía. Cuando ya puedan hacerlo deberían usar un alias en lugar de su nombre real y, muy importante, ajustar de forma conveniente la configuración de privacidad de sus cuentas.

Es importante que los menores sepan que dentro de la red, igual que fuera de ella, hay que respetar unas normas. Por eso deben ser educados y respetuosos también en internet. Hay que tener en cuenta que todo lo que hacemos conformará nuestra huella digital.

Taller alumnos de CCTMA

Tener una relación de confianza con nuestros hijos es clave para que nos cuenten qué comentan sus amigos y ellos mismos en las redes sociales. Así podremos resolver sus dudas e inquietudes.

Nuestros consejos serán su mejor guía: solo deben añadir en las redes a familiares y amigos, personas de sus entornos y bien conocidas. No hay que dejarles admitir a toda persona que les pida amistad. Además, hay que advertirles de que en las redes sociales tmabién existen perfiles falsos.

Otras ideas relevantes en torno a la seguridad y privacidad:

  • Tenemos que intentar no documentar todo lo que hacemos en internet, tanto adultos como niños.
  • Hay que vigilar qué datos suyos facilitan en las redes sociales: nombre y apellidos, domicilio, número de teléfono, aficiones, fiestas y reuniones con amigos, fechas de vacaciones…
  • Hay que controlar también las imágenes propias y de amigos que publican. Lo ideal es que pidan permiso a sus padres antes de subir una foto. Tengamos en cuenta que igual esa foto, dentro de 20 años, les puede perjudicar, porque poco a poco, compartiendo, vamos creando nuestra marca personal que un día pasará a ser profesional.
  • Una imagen pixelada no es segura: hay programas que permiten verla.
  • No tenemos el control total de todo lo que publicamos en redes sociales: al subir una foto, se aloja en un servidor (en la nube o cloud) donde, por orden judicial, permanece durante 20 años. Y eso a pesar de que la borremos.
  • Tenemos que hacer ver a nuestros hijos que todo lo que comparte va creando una huella digital indeleble.

Uso con precaución de las conexiones wifi

Es recomendable cambiar el nombre de usuario y contraseña que nos facilitan las compañías proveedoras de Internet. Además, de vez en cuando está bien rastrear si hay alguien más conectado a nuestra red.

Fuera de casa hay que tener cuidado con las redes wifi gratuitas. A través de ellas cualquiera puede acceder a nuestros dispositivos y su contenido. Alguien con conocimientos tecnológicos podría entrar en nuestro ordenador o móvil y robar imágenes o introducirlas, y ponernos en situaciones comprometidas. Podemos usar con precaución redes abiertas, pero no para llevar a cabo operaciones delicadas, como son las transacciones bancarias.

Conclusión: navegar evitando situaciones vulnerables

¿Le darías las llaves de tu casa a alguien que acabas de conocer en la calle? Pues tampoco compartas tus cosas en internet ni confíes en que todo está protegido porque has configurado la privacidad de tu cuenta. Hay personas expertas y ciberdelincuentes capaces de averiguarlo todo. Además, trabajan para empresas que pueden analizar las redes sociales de un candidato a una oferta de trabajo para saber si es buena opción a la hora de contratarlo. Y todo esto incluso antes de realizarle una entrevista.

Trackbacks & Pings