Altas capacidades: una apuesta por el máximo desarrollo del potencial de nuestro alumnado

En el Colegio CEU Jesús María trabajamos de forma específica para que nuestros estudiantes alcancen los mejores resultados académicos en cada etapa educativa.

El objetivo es detectar en edades tempranas qué alumnos presentan competencias superiores para su edad o quiénes están muy motivados hacia el estudio interdisciplinar. Para ello desarrollamos programas especializados por etapas que facilitan el desarrollo de estas habilidades. La meta es estimular a cada alumno a sacar lo mejor de sí mismo, evitando la frustración y la pérdida de motivación.

Hoy sabemos que, para definir qué niños tienen altas capacidades, no basta con centrarse en el coeficiente intelectual. También hay que valorar otros factores como son la creatividad, la forma y la capacidad de aprender, el desarrollo…

¿Qué son las altas capacidades?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el concepto conocido como «altas capacidades intelectuales» se corresponde con niños con un coeficiente intelectual igual o superior a 130. Incluye, además de este dato, talento y precocidad.

Guiándonos por el modelo de Gardner de inteligencias múltiples, un niño puede tener un extraordinario talento musical, pero no destacar especialmente en los demás. Es decir, los niños pueden obtener una alta puntuación en un único talento o en varios, pero estar por en la media o por debajo en el resto.

La precocidad también es un factor a valorar. Los niños que desarrollan alguna habilidad intelectual o psicomotriz de forma temprana pueden tener altas capacidades, si bien, no todos los niños precoces desarrollarán estas altas capacidades. En cualquier caso, el papel de la creatividad es imprescindible tanto en unos como en otros.

¿Cómo son los alumnos con altas capacidades?

En general, se está de acuerdo en que aprenden a leer y escribir muy pronto y a veces de forma autodidacta. Tienen un vocabulario rico y preciso, más amplio que el resto de compañeros.

Su memoria es muy importante en todos los tipos (episódica, semántica, a corto y largo plazo, procedimental, sensorial). Se manejan muy bien en la resolución de problemas, tienen una gran imaginación y aprenden con mucha rapidez. 

Pueden distraerse con facilidad si algo no despierta su interés, pero tienen también una gran capacidad de atención. Además, cuentan con un enorme poder de abstracción, conceptualización y síntesis. 

Los niños con altas capacidades suelen cuestionar las normas y la autoridad, necesitando una buena argumentación para otorgarles sentido y aceptarlas. Tienen también un alto sentido de la autocrítica, son perfeccionistas, competitivos e independientes.

También son sensibles, preocupados por temas sociales, con gran motivación en general, con un sentido del humor desarrollado y se relacionan muy bien con personas más mayores que ellos. Sienten preocupación por temas relacionados con conceptos como la justicia, la muerte, la existencia de dios, el origen de la humanidad desde muy pronto.

¿Cómo trabajamos las altas capacidades en nuestro centro?

En nuestro compromiso por brindar la mejor educación, nos apoyamos en estas herramientas:

  • Acción tutorial: para una atención individual y motivadora.
  • Atención personalizada: nos adaptamos a cada alumno, sus intereses y necesidades, para así potenciar al máximo su desarrollo.
  • Formación en habilidades y competencias: vamos más allá de la simple adquisición de conocimientos: queremos que nuestro alumnado desarrolle competencias y habilidades para desenvolverse con éxito en el futuro.
  • Orientación universitaria y profesional: guiamos y apoyamos a nuestros estudiantes en la toma de decisiones relevantes para su formación académica. Para ello, les mostramos el abanico de posibilidades existentes y conectamos su educación con el mundo de la empresa y del trabajo.

Comments are closed.